Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Facebook icon
Twitter icon
YouTube icon
 
 
 

DE EVO PARA EVO

04 de febrero de 2017

 

En una ocasión Barack Obama dijo: “Cuando un dirigente trata de cambiar las reglas del juego en medio del partido, simplemente para quedarse en el cargo, se expone a la inestabilidad y a la discordia”

Y parece que dichas palabras se aplican con exactitud al Presidente de Bolivia Evo Morales, quien a mediados de Diciembre anunció que buscaría de nuevo su reelección, luego de tres periodos en el cargo.

Su Partido oficialista publicó al menos 4 formas de destrabar la posibilidad de reelegirse, la cual no se encuentra consagrada en la Constitución de ese país, y que el mandatario buscará cambiar.

Una opción es recoger firmas y hacerlo a votación, la segunda es reformar la constitución desde la Asamblea Legislativa, la tercera es que Evo renuncie 6 meses antes de la elección y se presente como candidato, y la cuarta que el Tribunal Constitucional lo habilite para hacerlo.

 

LOS EGOS DE EVO

El pasado jueves Evo Morales inauguró el Museo de la Revolución Democrática Cultural, uno que básicamente rinde culto a él mismo, como líder y mandatario. Contiene estatuas a su nombre, retratos, fotografías suyas y hasta sus más importantes discursos.

La construcción del Museo no es tema reciente, de hecho fue ordenada al inicio de su primer mandato, fue pagado por el Estado Boliviano a uno costo de 8 millones de dólares, y se ubica en el pueblo natal en Orinoca, a 3 horas de Oruro, y por su ubicación se cree que nunca será visitado de forma multitudinaria, constituyendo un verdadero mal gasto.

Debido a que el Museo posee los regalos que ha recibido el Presidente en sus 11 años de mandato, muchos de sus críticos lo consideran un culto al mismo Evo, bajo la excusa de dedicarlo a las naciones indígenas y ancestrales marginadas.

Por ahora los caminos quedan abiertos para que Evo busque un nuevo mandato lo que lo  dejaría como Presidente hasta 2025. Sin saber aún los totales efectos para la democracia de su país.