Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Facebook icon
Twitter icon
YouTube icon
 
 
 

DE LOS NÓBELES Y EL DECÁLOGO DE LA PAZ

03 de febrero de 2017

 

En Colombia “está ocurriendo algo que los colombianos habíamos soñado por mucho tiempo pero que las últimas tres generaciones ya no creíamos posible”. Así lo señaló el Presidente Juan Manuel Santos en el discurso de apertura de la 16a Cumbre mundial de los premios Nóbel de Paz que se realiza en Bogotá. Y es que justamente esta semana avanza la concentración de más de 6 mil guerrilleros de las Farc hacia las diversas zonas del país determinadas para ello.

 

El Presidente Juan Manuel Santos quien fue galardonado recientemente Premio Nóbel de Paz manifestó en la Cumbre que "de eso se trata la paz, de dar la oportunidad a quien acudió a medios violentos para expresar su rebeldía, de cambiar los fusiles por la palabra, las balas por las ideas, la lucha armada por el debate democrático, el odio por la reconciliación”.

 

En apartes del discurso inaugural, el presidente insistió en que los asistentes al evento internacional “llegan a una Colombia diferente a la que existía hace apenas tres meses, cuando todavía estaba vigente en nuestro país el conflicto armado más largo y antiguo del Hemisferio Occidental: un conflicto de 52 años entre hijos de una misma nación, que nos costó más de 8 millones de víctimas y desplazados, y más de 220 mil muertos”.

 

En el mismo encuentro el Presidente reconoció que debido al momento que vive Colombia se trata de una “afortunada coincidencia” el hecho de que el encuentro de los Premios Nobel de Paz se realice en el marco del proceso de concentración y reubicación de la guerrilla de las Farc.

 

El Jefe del Estado reconoció en la cumbre que “las Farc estuvieron alzadas en armas contra el Estado por más de medio siglo" y hoy se están alistando para preparar su reincorporación a la vida civil y entregar las armas a las Naciones Unidas en un proceso escalonado que debe cumplirse en los próximos cuatro meses.

 

Respecto de los diálogos con la guerrilla del ELN explicó que “el próximo martes, en la capital Quito arrancará la fase pública de conversaciones con este grupo insurgente considerado la última guerrilla de Colombia y del continente "esto permitirá alcanzar la paz completa” que se logrará por la voluntad de las partes en conflicto y por la paciencia, el apoyo del pueblo colombiano y el respaldo unánime de la comunidad internacional".

 

Los nóbeles se reunieron al final de la tarde en el teatro Colón de Bogotá donde el Presidente propuso un decálogo de principios para la paz.  Son 10 principios sencillos pero poderosos, basados no en política ni diplomacia, sino en ética y espiritualidad, en ideales y valores, que deben señalarnos la ruta del futuro", explicó Santos.

 

Esta es la Carta de Colombia

 

10 PRINCIPIOS PARA LA PAZ

 

Sin ideales y valores, la conducta humana carece de brújula.

 

1. LA PAZ ES UN DERECHO: La paz es el derecho de nacimiento de cada persona y el derecho supremo de la humanidad.

 

2. SOMOS UNO: La Humanidad es una sola familia y compartimos el don de la vida sobre este frágil planeta. Lo que le pasa a uno, nos pasa a todos.

 

3. SOMOS DIVERSOS: La diversidad enriquece a nuestra humanidad. Es un patrimonio que debemos honrar y cuidar.

 

4. DEBEMOS SEGUIR LA REGLA DE ORO: El principio moral de tratar a los otros como queremos ser tratados nosotros mismos debe ser aplicado no solo a la conducta de las personas sino también a la conducta de las religiones y naciones.

 

5. DEBEMOS EVITAR LA GUERRA: La guerra destruye el tejido humano y representa un fracaso para la humanidad. Siempre debe ser la última alternativa.

 

6. DEBEMOS SER LEGALES: La paz y la estabilidad del mundo requieren la adhesión y el respeto a las normas internacionales y el Derecho Internacional Humanitario, así como a la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

 

7. DEBEMOS HABLAR: Siempre que sea posible, los conflictos deben terminar mediante el diálogo. La comunidad internacional debe apoyar medidas efectivas para prevenir y limitar las guerras.

 

8. DEBEMOS RESPETARNOS: Aún dentro del conflicto, debemos reconocer a todo enemigo como un ser humano que merece respeto, cuyas motivaciones deben ser entendidas. La eliminación o humillación del adversario es la semilla de más violencia en el futuro.

 

9. DEBEMOS EDUCAR: Hay que promover la tolerancia, la solidaridad, la compasión, el respeto a las diferencias y a los derechos de las minorías, para crear una cultura global de paz. Una educación basada en estos valores debe implementarse en todo el mundo.

 

10. DEBEMOS ENTENDER: Todas las vidas son tan valiosas como nuestra propia vida. Si entendemos esto con nuestros corazones y nuestras mentes, podremos construir y mantener la paz en el mundo para nosotros, para nuestros hijos y las generaciones por venir.