Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Facebook icon
Twitter icon
YouTube icon
 
 
 

FIN DE SEMANA AGRIDULCE PARA EUROPA

 

 

Europa vivió un fin de semana de fuertes emociones.  Por un lado Austria vivió una ansiada victoria del progresista Van Der Bellen, que derrotó a la ultraderecha de Hofer.

 

El ecologista se impuso al conservador, y mientras en las elecciones anteriores (que se tuvieron que repetir esta vez), Van Der Bellen derrotó a Hofer por apenas 31.000 votos, está vez la victoria habría superado los 300 mil. Estos resultados son solo un pañito de agua fría para la fiebre de populistas que intentan llegar al poder en el continente.

 

El punto en el que más se enfrentaban, era el de los inmigrantes que arriban al país, para Hofer, las fronteras debían ser cerradas, y Austria debía plantearse su permanencia en la eurozona. Mientras el ganador Van Der Bellen se debe plantear un país multicultural, y es todo un defensor del europeísmo.

 

Pero Austria, era un problema menor, comparado con lo que había en juego en Italia, donde Matteo Renzi se enfrentó a un referendo para reformar la estructura política del país, y terminó perdiendo por un contundente porcentaje.

 

Participó un 68,2% de los electores, con una victoria para el No de un 59.6% y para el Si de 40.4%. Renzi perdió no solo una oportunidad crucial para reformar el sistema político, sino también su opción de poder. Lo que provocó que en la madrugada del lunes en hora Italiana, renunciara.

 

La derrota se provoca porque en un hecho de clara oportunidad para la oposición, se unieron para mostrar a través de la propaganda,  a un Renzi que solo buscaba perpetuarse en el poder, y que de la mano de los grandes banqueros y empresarios, estaba según ellos cooptando el poder. Y la estrategia dio resultado.

 

Renzi lo dijo de forma clara y evidentemente afectado: “La experiencia de mi Gobierno termina aquí”

 

¿QUÉ SIGUE PARA ITALIA?

 

Como ha ocurrido con todas las derrotas de los líderes europeístas, la economía italiana y el euro, han sentido este nuevo golpe, y la derrota deja la puerta abierta a los partidos más reaccionarios para tomarse el poder, algo que no ocurrirá de forma inmediata, pero que sí fortalece sus aspiraciones.

 

Ahora el balón lo tiene el Presidente de Italia Sergio Mattarella el cual decidirá si para la elección del nuevo Primer Ministro de ese país, se debe acordar entre los actuales líderes del Partido Democrático un nuevo Primer Ministro, o si por el contrario se deben llamar a nuevas elecciones para decidir los destinos del país. Por el momento Mattarella le pide a Renzi que postergue su renuncia, al menos hasta que se apruebe el presupuesto para 2017, lo cual ocurriría esta misma semana.

 

De llamarse a elecciones como espera la oposición, Italia podría vivir otro difícil capitulo en la batalla de los populistas por hacerse al poder.