Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Facebook icon
Twitter icon
YouTube icon
 
 
 

FRANCIA: UNA CAMPAÑA PELIGROSA

08 de febrero de 2017

El clima de la campaña electoral Francesa se convierte en la tormenta perfecta para la llegada de visiones más extremas como el de la ultraderechista Marine Le Pen, mientras su rival más cercano François Fillon se sigue debilitando envuelto en escándalos, y la izquierda dividida tiene como único posible ganador a Emmanuel Macron.

 

LE PEN: LA LOCURA NACIONALISTA 

Esta semana en varios eventos, Le Pen dejó claro que sus propuestas son todo lo que se esperaba de su visión de país, y haría a Francia, lo que Trump intenta con Estados Unidos.

Le Pen prometió restablecer las fronteras del país, sacando a Francia de la zona Schengen, y limitando la entrada anual de extranjeros, una decisión que cerraría la frontera incluso a los Colombianos que acabamos de disfrutar del retiro de la visa de esa zona de Europa.

Cerrará lo que denomina “Mezquitas extremistas”, y prohibirá la financiación pública a lugares de culto y los que sean considerados “extranjeros fundamentalistas” serán expulsados. 

Aumentará los aranceles para sus vecinos de la Unión Europea, y promoverá el Frexit, (la versión francesa del Brexit) sacando al país de la Zona Euro y debilitando aún más a la Unión. 

Incluso los hijos de los inmigrantes nacidos en Francia podrían dejar de ser considerados nacionales. 

 

FILLON Y MACRON EN ESCÁNDALOS 

Mientras tanto los principales rivales de Le Pen se defienden de los escándalos que los rodean, e intentan atacar para no quedarse atrás.

El conservador Fillon, quien derrotó en elecciones internas a candidatos como el Expresidente Nicolás Sarkosy, ahora parece perder el favoritismo al estallar un escándalo por contratos de los cuales su familia habría devengado un salario mientras él estaba en el Parlamento.

Y no es para menos, su mujer durante 15 años a sus dos hijos durante 8 años, por los que ganaron cerca de 3000 a 4000 euros mensuales. 

Fillon pidió excusas públicas, anunció que no existe un plan B y que seguirá como candidato hasta el final. Mientras tanto Macron, más de izquierda y exministro de economía, parece alcanzar a Fillon y a Le Pen, mientras se defiende por supuestamente mantener una relación clandestina con Mattieu Gallet Presidente de Radio France.

Macron ha manifestado que son intentos desesperados por acabar con su imagen, en una elección nada sencilla para el país. 

Sin lugar a dudas Francia pasa por un momento crucial, dónde tres propuestas distintas se enfrentan en las urnas, ¿Le Pen vencerá con visión nacionalista? ¿Macron logrará unir a la izquierda para alcanzar la victoria? ¿Fillon saldrá de los escándalos y recuperará el liderato? El ambiente se calienta.