Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Facebook icon
Twitter icon
YouTube icon
 
 
 

HAY QUE DEFENDER LA TESIS DE QUE COLOMBIA MERECE LA PAZ": JAIME AMÍN HERNANDEZ

 

*El Vaticano puede jugar un papel preponderante para que el gobierno afloje

 

*En el CD estamos de acuerdo con la amnistía para quienes no estén acusados de delitos atroces ni de lesa humanidad

 

Jaime Amín Hernández es un distinguido abogado atlanticense de Magangué, especializado en Alta dirección del Estado. Se  caracteriza por sus tesis críticas al gobierno y consecuentes con su partido Centro Democrático, sector político que  pese al alto nivel que han alcanzado los acuerdos de La Habana, se mantiene en una oposición radical a la elegibilidad y a la supuesta impunidad que conllevarían el acuerdo final del conflicto armado interno con las Farc. Jaime Amín  ha fortalecido su carrera política como ex gobernador y ex gerente de la Lotería del Atlántico. Desde el 2014 llegó al Congreso para unirse a la causa furibista desde donde aprecia la coyuntura política nacional y sobre la cual habló así para Ola política:

 

Al concluir el presente semestre cuál es su balance sobre el trabajo realizado en el Congreso?

JA. Me siento honrado de la disciplina con que ha trabajado el CD como sector de contraste y crítica a la verdad oficial. Para nuestro partido es de la mayor importancia lo que entienda la opinión. Hemos puesto en blanco y negro aquellas verdades que el gobierno con disimulo quiere imponer a los colombianos.

 

OP. Cuáles son los temas que Ud. destaca del periodo que cierra este 31 de diciembre?

JA. Para mí es motivo de gran satisfacción tener en tránsito temas relevantes como el Proyecto de Ley para la protección de personas en condición de discapacidad y mujeres en estado de embarazo. También el Proyecto de Ley de Habeas Data para empresas que operan en el país y no tienen domicilio en colombia.  Así mismo,  el Proyecto de Ley de título valor electrónico para darle más seguridad a las transacciones y alternativas a los usuarios del sistema financiero en Colombia. Además de otros como el Proyecto de Ley del Galeón San José, y el Proyecto de Ley  que regula el Seguro obligatorio de accidentes de tránsito, estos por nombrar tan sólo algunos.

 

OP. Qué temas no apoyaron Uds en el CD y porque?

JA. No apoyamos el Acto Legislativo para la Paz,  ni el Plebiscito, ni la ley que le dio origen al plebiscito refrendario de  los acuerdos de La Habana del 2 de octubre. Tampoco apoyamos la Reforma Tributaria por ser muy lesiva para las clases populares. El CD tiene un saldo positivo en materia del control político que como partido debe hacer a la actividad del gobierno.

 

OP. Las propuestas sociales del CD se han encontrado con muros que dificultan su aprobación?

JA. Con satisfacción registramos que la opinión nacional ha encontrado en el Centro Democrático una bancada que ofrece respuestas críticas  y objetivas y  que como bancada no tiene reparo en apoyar iniciativas que sean beneficiosas para el país, pero que al mismo tiempo exigimos reciprocidad en las iniciativas con contenido social que presentamos, pues estas no han tenido el apoyo de las mayorías.

 

OP. Cuál es su opinión sobre el llamado fast track?

JA. Como partido, nos opusimos al Proyecto de Acto Legislativo para la Paz y lo demandamos ante la Corte Constitucional para que no se le diera vía libre y este se cayera  por asuntos de forma y de fondo, pero básicamente por ser contrario a la carta. Hubiéramos esperado del máximo tribunal de lo constitucional unas reflexiones y unos argumentos en un momento de mucha confusión para el país.

 

OP. Cree que el fast track es negativo?

JA. La corte le avaló al Congreso y al gobierno el  golpe contra la constitución y la democracia. El fallo en este caso es un galimatías que ni siquiera los abogados más expertos han podido deducir lo que quiso decir la corte, pero a nuestro juicio el gobierno se lavó las manos y le pasó la pelota al Congreso para que esté de forma inédita e ilegal certifique una refrendación que no se dio porque el Congreso es el constituyente derivado. En ese caso la corte se había contradecido por los alcances del fallo 379 de septiembre de este año donde se le había dado curso a la votación plebiscitaria advirtiendo que si ganaba el No un nuevo acuerdo debería refrendarse popularmente.

Y en el más reciente fallo se dice algo totalmente contrario.

 

OP. Esta semana comienza en el Congreso el trascendental debate de la Ley de Amnistía. Que opina Ud. de este proyecto?

JA. El CD ha sido claro en este tema, estamos de acuerdo con una amnistía para quienes no estén acusados de delitos atroces ni de lesa humanidad. Apartarse de ese lineamiento es controvertir  el orden constitucional que no permite que acusados de lesa humanidad puedan ser cobijados con amnistías o indultos. Vamos a ratificar esta posición en el debate que se dará en estos días.

 

OP. Ud dijo recientemente que el Congreso actuará como notario frente a los acuerdos de La Habana.Sigue pensando lo mismo ?

JA. No queda duda que el gobierno se castró políticamente al entregarle facultades habilitantes por 180 días prorrogables al Jefe del Estado para que desarrolle normativamente el acuerdo de La Habana. Eso significa que el Congreso pierde la iniciativa, la competencia, y no podrá modificar nada. Por eso será un notario. No estamos deacuerdo en que el Congreso sea un apéndice del ejecutivo.

 

OP. Acaba de darse una sorpresiva reunión en El Vaticano, entre Santos,  Uribe y el Papa Francisco en El Vaticano,  qué opina de lo ocurrido allí?

JA. Dejando a un lado las consideraciones de forma, en cuanto a la muy inédita invitación 24 horas antes, Uribe demostró un patriotismo superior haciendo el esfuerzo de viajar a ese encuentro para manifestarle al Santo Padre que valoramos como católicos esa buena disposición del Pontífice de interceder con un propósito superior a que la paz se aclimate realmente en Colombia. No obstante, era necesario que él como máximo jerarca conociera las razones que llevaron a millones de colombianos a no creer en la paz formal  porque la elegibilidad e impunidad, siguen apareciendo en el nuevo acuerdo. Abrigamos eso sí la esperanza de que el gobierno entienda que millones de colombianos que también queremos la paz vemos esas desavenencias de fondo porque aún estas no han sido resueltas.  

 

OP. Cree Ud. que en todo caso los resultados de esa reunión son positivos para el país?

JA.Podríamos decir que si. Lo interesante aquí es que la comunidad internacional ha recibido de forma acomodaticia lo que el gobierno quiere que se sepa, por ejemplo que hay un proceso de paz, una desmovilización efectiva y la aplicación de la justicia transicional. Pero cuando esta misma comunidad entiende las líneas rojas y los sapos que hay que revisar de fondo, El Vaticano puede jugar de fondo un papel preponderante para que el gobierno afloje y entienda que de debe defender la tesis de que Colombia merece la paz

 

OP. Piensa Ud. que hay que seguir dialogando con algunos sectores políticos y especialmente con Uribe ?

JA.Tenemos la disposición de que si el gobierno entiende que estos nuevos que hay que seguir analizando las líneas rojas y de contraste,  el gobierno siempre encontrará el CD en disposición de dialogar para que esos cambios sean de fondo.

 

OP. Cuál será el  trabajo del Centro Democrático de cara a la construcción del posconflicto?

JA. Son dos temas. Uno, para el gobierno el tema con las Farc está chuleado, es decir ya se firmó la paz y con las mayorías nacionales intenta sacar un proceso de implementación rápido e inédito, que le de forma la participación política de las Farc,  pero para nosotros es claro que el costo político en el orden constitucional es muy alto y las instituciones quedan realmente lastimadas por la enormidad de las concesiones que sin retribución alguna le hace el gobierno a las Farc.

 

OP. En el CD ya se están organizando las elecciones presidenciales del 2018?

JA. Este es un partido de diálogo popular que no lo ha abandonado ni lo va hacer.  Esperamos que en el 2017, que será un año muy político, seguir conversando con los colombianos y seguir agitando los temas trascendentales para la democracia, pero fundamentalmente queremos seguir siendo el factor crítico y de contraste.