Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Facebook icon
Twitter icon
YouTube icon
 
 
 

LAS VÍCTIMAS, 'MOTOR Y CORAZÓN', PARA UNA PAZ DURADERA

 

Este miércoles no sólo se conmemoró en Colombia la Memoria y Solidaridad con las Víctimas, sino que se recuerda el triste asesinato del caudillo liberal Jorge Eliecer Gaitán; hace 66 años, tal vez,  el homicidio más significativo de carácter político que se ha presentado y que muchos analistas consideran como el punto de partida de la violencia que todavía estamos viviendo en Colombia.

 

De ahí en adelante, según los historiadores, el país perdió su rumbo, no ha vivido ni ha tenido paz, sobre todo quienes viven en la zona rural. La violencia le dió una estocada a más de 6 millones de personas en 60 años, dejando  viudas y viudos, huérfanos y  desplazados.

 

Una situación que el Estado no aguantó más. Por eso el gobierno del Presidente Juan Manuel Santos no dudó un instante en que para empezar un proceso de reconciliación nacional, no sólo se debería iniciar un diálogo entre las partes en conflicto, como se está haciendo en La Habana, sino, quizá la más importante: darle a las víctimas su derecho a ser resarcidas.  

 

Por eso el Gobierno Santos y Congreso, por iniciativa de la bancada del Partido Liberal, lograron darle un paliativo y herramienta para que las victimas sean tenidas en cuenta. A ellos les nació la esperanza con la ley de víctimas y de tierras que ya cumplió dos años de sancionada.

 

“Ahí empieza la paz y el proceso de la reconciliación entre los colombianos”, fue la frase que hizo eco en los recintos del capitolio nacional y en la historia de la ley, así como en la sanción de la norma cuando fue firmada por el Presidente Santos con la presencia del Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, en un hecho histórico no sólo para Colombia sino para el mundo.

 

Pero ese camino de aplicación de la ley, todavía es tortuoso. No es fácil que en tan sólo dos años, se reparen todos los daños que se le hicieron  a más de 6 millones de compatriotas que además de haber perdido sus seres queridos, o no saber si están muerto o vivos, porque se desaparecieron, tengan el estímulo legal para cambiar la rabia, o tristeza y cambiarlo por aceptar que deben perdonar.

 

Por eso las organizaciones al margen de la ley y también, aunque nos duela,  representantes del Estado, deben pedir perdón. Por sus delitos atroces y actos de terror, Las FARC deben y se les exige pedir perdón. Las Fuerzas Militares, donde algunos de sus miembros han cometido delitos como los falsos positivos, deben pedir perdón. Una disyuntiva clara y de esperanza de reconciliación es el perdón.

 

 

Ola Política destaca el esfuerzo del Presidente Santos en seguir adelante para lograr que, a través de la ley, cada día se beneficien más colombianos víctimas de la violencia. Una herramienta legal que permite acelerar el proceso de paz y que cuando llegue la firma del fin del conflicto,  de acuerdo a lo pactado entre las Partes en la Habana, se tenga en cuenta que las víctimas son las primeras que se deben atender porque si no se reparan, no hay paz.

 

 

Panorama Complejo Pero Esperanzador

 

Según la  directora de la Unidad de Víctimas, Paula Gaviria Betancur, un 12 % de ls habitantes de Colombia son víctimas de la violencia en carne propia, sufrido la muerte o desaparición de un familiar.

 

Es decir, el panorama es complejo, pero si esperanzador, por cuanto es una ley que, a pesar de lo lenta, se está haciendo cumplir. Por ello Gaviria Betancur le envió un mensaje a todos los colombianos para que se "solidaricen” con las personas que se han visto afectadas por la confrontación armada y agregó que “el apoyo implica acciones concretas puntuales y  de reconocimiento, inclusión social; dar empleo a las víctimas, apoyarlas en proyectos de generación de ingresos”.



Dijo que respecto a la restitución de tierras se debe tener en cuenta que se está poniendo en ejecución en medio del conflicto y agregó que se está llevando acabo lentamente a través de una tercería que la conforman la Unidad de Tierras, Jueces de la República y la Unidad de Víctimas.



“A los jueces y magistrados se les ha presentado más de 4.000 solicitudes de personas que han sufrido el despojo de tierras”, afirmó Gaviria Betancur, quien señaló que otro tema que se ha olvidado es que a quienes se les ha restituido sus tierras logran ser titulares de sus derechos por medio de la restitución administrativa.

 

“Por eso esperamos que este año lleguemos a beneficiar a 30.000 personas”, precisó Gaviria Betancur quien aseguró que la ley de víctimas es la más “ambiciosa” que pueda aplicar Gobierno alguno.

 

Reveló que México ha expresado el interés de poder conocer cómo funciona la norma y poder replicarla en su país. “Por eso me resisto a creer que haya personas que quieran afectar la aplicación de la ley”, enfatizó Gaviria Betancur, al revelar que 400 colombianos en el exterior han manifestado, además, ser posibles víctimas de la confrontación.

 

“Lo más importante es que no haya una víctima más”, destacó la directora de la Unidad de Víctimas, al revelar que las recientes encuestas  demuestran que son mucho más favorables a los diálogos de paz, las mismas víctimas que han sufrido en carne propia el conflicto.

 

 

Gobierno al Frente

 

El Gobierno Nacional a través del Ministro del Interior, Aurelio Iragorri, señaló que la ley de víctimas ha sido “fundamental para las personas afectadas por el conflicto”.



“Personalmente creo que no sólo el Gobierno, sino el país entero, debe estar satisfecho con el trabajo que se viene realizando y se aceptan todas las críticas para seguir mejorando en un proceso que apenas se inició en este Gobierno en Colombia porque cuando cuando inició la administración Santos pareciera que las víctimas no existíeran para los colombianos”, expresó Iragorri Valencia.

 

En toda Colombia, La Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, realiza este miércoles cabildos abiertos en las 32 Asambleas,  el Concejo de Bogotá y el Congreso de la República.

 

El presidente Santos no para en impulsar ese mandato legal y cumplir con las víctimas, que junto con los avances de los diálogos en la Habana, permiten llevar a Colombia no sólo a la firma del fin de conflicto, sino a pasar al posconflicto, donde víctimas y victimarios, se estrechen la mano, augurando una reconciliación con justicia social y equidad, que permita una paz verdadera y duradera.

 

Vale la pena recordar, a través del siguiente link https://www.youtube.com/watch?v=TJKDXDYNHFk  el histórico día cuando el Presidente Santos sancionó la Ley de Victimas y Restitución de Tierras, para destacar que las víctimas del conflicto, son el 'motor  y el corazón' de la reconciliación en Colombia.