Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Facebook icon
Twitter icon
YouTube icon
 
 
 

NOBEL DE PAZ PARA EL PRESIDENTE SANTOS

 

Mientras los colombianos nos debatimos en medio de la incertidumbre sobre el futuro de los acuerdos entre el gobierno y las FARC y no salimos de la sorpresa por el triunfo del NO en el plebiscito, en el que su Gerente confesó que habían diseñado una estrategia, con asesoría internacional, para desinformar y engañar a la gente; el 7 de octubre nos levantamos con la gran noticia de que el presidente Juan Manuel Santos ganó el Premio Nobel de Paz.

El Comité del Premio Nobel indica que este reconocimiento se hace por “sus esfuerzos para poner fin la guerra civil de más de cincuenta años en el país, una guerra que ha costado la vida a por lo menos 220.000 colombianos y desplazado a seis millones de personas”.

La presidenta del Comité, Kaci Kullmann Five, afirmó este es “un homenaje al pueblo colombiano que, a pesar de todos los abusos sufridos, no ha perdido la esperanza de lograr una paz justa y a todas las partes que han contribuido a este proceso de paz”.

El Comité Noruego del Premio Nobel exaltó el valor y la fe que el presidente Santos enarboló durante los últimos cinco años en procura de lograr un acuerdo de paz con las FARC y acercar a este mismo camino al ELN.

La decisión de no respaldar los acuerdos por parte de una mayoría exigua de colombianos durante la jornada electoral del plebiscito, no fue óbice para que el Comité Noruego siguiera adelante con el análisis del nombre del presidente colombiano y finamente le entregara este galardón, que es el sexto para un latinoamericano en toda la historia del Nobel.

El premio lo recibirá el presidente Santos el próximo 10 de diciembre en el ayuntamiento de Oslo y está dotado de un premio de 830.000 euros, una medalla y un diploma.

Alfred Nobel dijo en su testamento que este Premio debe ser para alguien que “haya hecho más y mejor trabajo por la fraternidad entre las naciones, por la abolición y la reducción de los ejércitos y por mantener y promocionar los congresos de paz”.