Actualizado:Mar, 10/21/2014 - 19:40  

Objetivos de Desarrollo del Milenio

Por Carlos Andrés Aguilera A.

 

A dos años de cumplirse el plazo establecido por los Estados miembros de las Naciones Unidas en la Declaración del Milenio del año 2000, en la cuál se establecieron los Objetivos de Desarrollo del Milenio – ODM, se realizó en Bogotá entre el 7 y 9 de marzo la Conferencia sobre el Desarrollo Sostenible en América Latina y el Caribe: seguimiento de la agenda para el desarrollo post-2015 y Río+20. Como se anticipaba, los objetivos trazados en la Declaración del Milenio no se alcanzarían en el plazo fijado, se está avanzando en la definición de las directrices post-2015, lo cual se observa como una lista de propósitos difíciles de alcanzar en un escenario internacional caracterizado por el despliegue mediático y discursivo en reuniones de este tipo y los escasos resultados.

 

El informe de los ODM del 2012 señala avances en algunos de los objetivos, y persistentes desafíos que contradicen los avances alcanzados de acuerdo con el informe, dado el cambio en variables como el crecimiento de la población y la profundización de problemas, lo anterior ante la gravedad de los mismos y la ausencia de un compromiso real de la comunidad internacional.

 

La reducción de la pobreza presenta más resultados en el análisis de métodos utilizados para su diagnóstico y la presentación de cifras y no en “liberar a nuestros semejantes, hombres, mujeres y niños, de las condiciones abyectas y deshumanizadoras de la pobreza extrema” como se señala en la Declaración del Milenio, teniendo en cuenta que como también se menciona, depende de “la buena gestión de los asuntos públicos en cada país” y las acciones en el escenario internacional que conduzcan a alcanzar sin duda el más idealista de los objetivos: Fomentar una alianza mundial para el desarrollo; alianza que dedique los esfuerzos y destine los recursos en las medidas requeridas y en el momento preciso para atender situaciones críticas como en el caso de África.  

 

‘Los niños y los jóvenes son el futuro’. Mejorar la salud materna, reducir la mortalidad de los niños y niñas, combatir enfermedades como el VIH/SIDA, garantizar el acceso a educación de calidad, la prohibición del trabajo infantil, así como generar oportunidades laborales para los jóvenes en condiciones justas y dignas, es el presente. De ello dependerán los verdaderos avances que se puedan tener hacia la construcción de una sociedad más equitativa, en la cual además, sea una realidad el empoderamiento de la mujer y su mayor participación en espacios políticos.  

 

Los asuntos relacionados con el cambio climático, sus efectos, compromisos y medidas adoptadas por la comunidad internacional para mitigar esta situación siguen estando presentes en los pronunciamientos de los líderes mundiales, desde el Convenio de Viena para la Protección de la Capa de Ozono, suscrito en 1985 hasta la XVIII Conferencia de las Partes de la ONU sobre Cambio Climático realizada en Doha (2012) sin observarse acciones concretas. Recientemente, el Presidente de los Estados Unidos Barack Obama, señaló en su discurso de toma de posesión el  21 de enero de 2013:

 

Nosotros, el pueblo de los Estados Unidos, aún creemos que las obligaciones que tenemos como estadounidenses no se centran solo en nosotros sino en la posteridad de todos. Seguiremos respondiendo a la amenaza del cambio climático sabiendo que, si no actuamos, traicionaríamos a nuestros hijos y a las generaciones futuras. Algunos todavía negarán el dictamen abrumador de la ciencia, pero ninguno puede evitar el impacto devastador de los incendios pavorosos, las sequías catastróficas y las tormentas más potentes.”

 

Declaraciones como la anterior, así como los instrumentos suscritos en el marco de organismos internacionales sobre diferentes temas para alcanzar los ODM, no dan absoluto sosiego, consecuencia de un número considerable de compromisos adquiridos en el escenario internacional que no han arrojado los resultados que se esperarían en el tiempo oportuno, ante el tamaño de los problemas, sus repercusiones y por tanto la necesidad de atención inmediata.      

Twitter: @Aguilera_Ariza