Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Facebook icon
Twitter icon
YouTube icon
 
 
 

UN MENSAJE PARA HISTORIA: EL DISCURSO FINAL DE OBAMA

16 de enero de 2017

 

En Chicago Obama ofreció su último gran discurso como Presidente de Estados Unidos, momentos emotivos del primer presidente afrodescendiente del país, y que dejó una huella imborrable en el país del norte y en el mundo. 

 

Obama, además de Premio Nobel de paz, ha sido uno de los Presidente Estadounidenses más progresistas de la historia, con una posición abiertamente a favor del matrimonio de personas del mismo sexo, o sobre el porte de armas en el país. 

 

Durante su mensaje Obama conmemoró varios en sus más grandes éxitos en resumidas palabras: 

 

"Si les hubiera dicho hace ocho años que Estados Unidos saldría de una gran recesión, restablecería nuestra industria automotriz, y daría pie al período más largo de creación de empleos en nuestra historia… si les hubiera dicho que abriríamos un nuevo capítulo con el pueblo cubano, cerraríamos el programa nuclear de Irán sin disparar un tiro y eliminaríamos al cerebro de los atentados del 11 de septiembre…si les hubiera dicho que íbamos a conseguir la igualdad en el matrimonio y garantizaríamos el derecho al seguro de salud para otros 20 millones de nuestros conciudadanos - ustedes podrían haber dicho que estábamos apuntando demasiado alto" 

 

Además habló de la oportunidad de que otras formas de pensamiento gobiernen como al referirse a la democracia: "Debemos entender que la democracia no exige la uniformidad. Nuestros fundadores discutieron y se comprometieron, y esperaban que nosotros hiciéramos lo mismo"

 

Pero luego lanzó fuerte dardos a las corrientes de derecha que pasarán a gobernar, con discursos que alejados de la lucha contra la desigualdad: "Estoy de acuerdo en que nuestro comercio debe ser justa y no sólo libre. Pero la próxima ola de desarticulación económica no vendrá del extranjero. Vendrá del ritmo trepidante de la automatización que volverá obsoletos muchos buenos empleos de clase media"

 

"Nuestra economía no tiene que ser un juego de suma cero. El año pasado, los ingresos aumentaron para todas las razas, todas las edades, tanto para los hombres como para las mujeres"

 

Obama continuó reiterando la importancia de hacer una economía para todos, donde cada persona pueda tener ingresos e impuestos justos. Además en su característica visión progresista y contra la visión del nuevo Presidente electo, sobre hacer a Estados Unidos “grande otra vez” reiteró que el país ya es grande, ya es grandioso con frases como: “Seguimos siendo la nación más rica, más poderosa, y más respetada del mundo. Nuestra juventud y nuestro ímpetu, nuestra diversidad y apertura, nuestra ilimitada capacidad de riesgo y reinvención significan que el futuro debe ser nuestro”

 

Y como una voz profetica indicó: “Pero este potencial sólo se hará realidad si nuestra democracia funciona. Sólo si nuestra política refleja la decencia de nuestro pueblo. Sólo si todos nosotros, independientemente de nuestra afiliación política o interés particular, ayudamos a restaurar el sentido de propósito común que tanto necesitamos en este momento”

 

Criticando el sentido egoísta, y de unidad promovido por Trump. De hecho siendo consciente de que las minorías fueron las grandes derrotadas con la llegada del Republicano a la Casa Blanca hizo un llamado a las mismas:

 

Citando a Atticus Finch dijo: "uno no entiende a los demás hasta que no considera las cosas desde su punto de vista ... hasta que no se mete bajo su piel y camina con ella por la vida".

 

Y sobre los inmigrantes le recordó a los estadounidenses nativos: “recordar que los estereotipos acerca de los inmigrantes de hoy se dijeron, casi palabra por palabra, sobre los irlandeses, italianos y polacos. Estados Unidos no se debilitó por la presencia de estos recién llegados; ellos adoptaron el credo de esta nación, y éste se fortaleció”

 

Obama caracterizado por buscar salidas diplomáticas y no el uso de discursos beligerantes recordó la diferencia en entre el uso de las fuerzas armadas y su papel en la democracia: “La protección de nuestra forma de vida requiere de más que nuestros militares. La democracia puede debilitarse cuando cedemos ante el miedo. Por lo tanto, al igual que, como ciudadanos, debemos permanecer vigilantes contra la agresión externa, debemos estar en guardia contra un debilitamiento de los valores que nos hacen ser quienes somos”

 

Y con su característica capacidad de oratoria Obama rememoró sus ocho años:

 

“Mis conciudadanos, ha sido el honor de mi vida servirles. No me detendré; de hecho, voy a estar ahí con ustedes, como ciudadano, para todos los días que me queden por vivir”

 

Obama termina un difícil mandato, como el gran representante de las minorías y del sentir estadounidense, termina derrotado en las urnas, pero victorioso en las calles donde recuerdan al líder progresista que por 8 años lloró, sufrió, y alcanzó el corazón de los estadounidenses y de millones de personas en todo el mundo.